Composición: La regla de los tercios

¡Hola a todas y todos!

Hoy vengo con una entrada explicativa, una de esas que nos intente ayudar a todos a mejorar cada día en este mundillo tan difícil y bonito de la fotografía.

Hoy os quiero hablar de una de las reglas más básicas y útiles que se utilizan en las artes visuales, particularmente en fotografía.

La forma de componer una escena, de ordenar sus elementos, en la imagen final es una de las claves de cualquier buena fotografía.

¿Cómo saber si estoy encuadrando bien una fotografía? Pues con la regla de los tercios.

Esta básica norma consiste en dividir la imagen 9 partes iguales, en forma de cuadrícula (encontraréis la opción de que os muestre dicha cuadrícula en la pantalla de vuestra cámara digital o smartphone en la mayoría de casos buscando en el menú/opciones).

Divisiones regla de los tercios

El centro de atención de la composición, el sujeto principal de la toma, se suele ubicar en uno de los cuatro puntos de intersección y así crear una imagen estéticamente agradable y equilibrada.

La elección de qué punto escoger dependerá del resto de la fotografía. En el ejemplo superior, aprovechamos la dirección en que la barca apunta para crear continuidad con el cabo y una línea invisible en diagonal desde arriba a la izquierda hasta abajo a la derecha, dándole un poco de dinamismo y evitando una imagen plana.

Esta norma nos ayuda básicamente a guiar la vista de cualquier persona hacia el motivo de interés en la fotografía, o darle un toque de intriga (imagina un retrato de una persona con la vista perdida, si le damos espacio hacia el ligar de la mirada, ¿qué es lo que mira?)

Esta regla sirve para todos los estilos de fotografía, ya sea retrato, paisaje, bodegones… y su teoría no varía según el tipo de instantánea.

Regla de los tercios | Retra

Es cierto que las normas están para romperlas, pero eso es algo que el/la fotógrafo/a deberá escoger a su criterio (por ejemplo a la hora de hacer fotografía abstracta y creativa). No obstante, esta técnica es la primera a tener en cuenta para conseguir fotografías correctamente compuestas.

En el caso de los retratos, una buena manera de escoger qué punto es el importante para situar al modelo, es tratar de que su mirada vaya a la parte más lejana de la composición.

En la foto de la derecha vemos que, a pesar de que la mirada no vaya en la dirección de la flecha, la postura corporal y la dirección de la cabeza hace que se encuadre al sujeto en la intersección superior derecha, creando una toma equilibrada en su composición.

Esta sencilla técnica os podrá servir para colocar el horizonte correctamente en un paisaje, recto, y mejorar mucho vuestras fotografías.

Os animo a que activéis la opción de cuadrícula en vuestras cámaras e intentéis poner en práctica esta teoría tan simple.

Seguro que lo notaréis… ¡Ánimo!

Un abrazo,

 

 

 

 

         Miguel Naya

Esta entrada fue publicada en Consejos y guías. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *